Nuevos detalles sobre el joven asesinado por la Policía Federal en Nochixtlán – Avance 24
Inicio / México / Nuevos detalles sobre el joven asesinado por la Policía Federal en Nochixtlán

Nuevos detalles sobre el joven asesinado por la Policía Federal en Nochixtlán

El enfrentamiento inició desde antes de las ocho de la mañana y durante algún tiempo fueron bombas de gas lacrimógeno contra piedras, poco después comenzaron a escucharse disparos y la ráfagas, que la población de Nochixtlán pensó eran solamente balas de goma.

Un grupo de maestros que se encontraba al frente se tiró cuando los disparos iniciaron, “un joven que estaba defendiendo también el frente iba hacia los federales cuando se dio cuenta de la posición de los policías para comenzar a disparar, se dio la vuelta de inmediato y comenzó a correr.

Pero en el transcurso de la carrera le dieron entre tres y cuatro disparos. Yo vi cuando lo asesinaron porque estaba justo ahí. Cerca de ahí había un montón de grava, me posicioné ahí porque llevaba la honda y ese lugar era preciso porque había muchas piedras”, narra a Revolución TRESPUNTOCERO un maestro que se encontraba en el bloqueo a la entrada de Nochixtlán ese domingo, y quien ha pedido se mantenga su nombre bajo anonimato.

El maestro agrega que aquel joven fue el primer caído de la masacre de Nochixtlán, mientras continúa explicando que los disparos no se detenían y su preocupación era no poder ir a rescatarlo, “pensábamos que estaba herido únicamente, los que estaban ahí y que permanecía tirados tuvieron el valor de levantarlo entre cuatro, me sumé cuando pude para poder cargarlo.

Porque su mano venía colgando de una manera extraña, lo llevamos a la ambulancia que había ahí y que ya había recogido en ese momento a otro caído, pero nos dimos cuenta que al parecer el joven ya había fallecido”.

“El gobierno nunca avisa, como un cobarde se esconde y después dispara, te arrebata la vida y después oculta las evidencias, así extermina pueblos, a la clase trabajadora, a los de abajo, porque es con nosotros donde inician las revoluciones”, comenta a Revolución TRESPUNTOCERO, un joven que combatió a los federales junto a su pueblo el domingo 19 de junio pasado.

En Nochixtlán, Oaxaca existen listas de heridos –que ascienden a más de 200 personas- sin tomar en cuenta los que permanecen en el anonimato, desaparecidos y muertos. De estos últimos se conoce que la mayoría fueron pobladores de distintas comunidades que se reunieron, al sonar de las campanas, en la defensa de una sociedad atacada por la policía federal.

Yalid Jiménez Santiago había salido la noche del sábado a visitar a su suegro, por lo que no vería a sus padres hasta el domingo por la mañana, ahí, en Nochixtlán, aunque la situación era tensa, en ningún momento se sospechó de un posible ataque armado. Sin embargo, ese día por la mañana las campanas de la iglesia comenzaron a sonar de manera incesante, era un aviso, se estaba pidiendo ayuda de todo el pueblo para defender a los maestros.

“Era día de plaza, pero se dijo que algunos de los comerciantes fueron enterados por los mismos policías que se fueran de ahí, que levantaran sus cosas porque algo ‘podría pasar ahí’, entonces algunos o muchos se fueron, otros se quedaron y cuando escucharon los balazos y los ataques ya nada podían hacer”, comenta el joven.
Quien agrega que “nos siguen hasta el momento lastimando, porque entre los noticiarios vendidos de la televisión y los canales de You Tube donde dicen que dan noticias ‘con humor’, nos humillan haciendo ver mal a los maestros, cuando ellos también son parte de nuestro pueblo, yo quiero que sepan que nuestros padres no se quedaron en casa abrazando a nuestros hermanos para que no escucharan las balas.

Ellos salieron a combatir para que los pequeños sepan que no somos agachados, que tal vez lo único que teníamos eran tubos y piedras, pero sobretodo dignidad, preferimos que el gobierno nos acribille y no quedarnos escondidos cobardemente”.

Lo anterior fue lo que también pensó el señor Juan Jiménez, maestro de primaria bilingüe durante 35 años en la comunidad Magdalena Apasco y padre de Yalid. “Todos escuchamos la campana de la iglesia, era el llamado que hace la parroquia, y como yo siempre he luchado a favor del pueblo, le avisé a mi esposa que iría a ver en qué podía ayudar.

Porque no estaba a gusto que los maestros, padres de familia y comunidad estuviera luchando y yo sin hacerlo, momentos después llegó Yalid, preguntó por mí y al saber que yo estaba en el movimiento, salió de inmediato a apoyar también él, me dijo su madre”, narra a Revolución TRESPUNTOCERO Juan Jiménez.

Él agrega que Yalid inició su lucha desde 2006, apoyando al movimiento de la APPO quien también mantenía una resistencia en contra del gobierno y que como resultado hubo más de 20 muertos, a manos de las fuerzas de seguridad del Estado. En este 2016 mantenía su apoyo constante hacia los maestros y también exigía que se diera paso a la cancelación de la Reforma Educativa.

“Estaba luchando en contra de ésta para dejar un mejor futuro a sus niñas, de cuatro, siete y nueve años de edad. Todos sabemos que ahora los padres tendrán que pagar los gastos de la educación y escuela de sus hijos, de llegar la privatización, si ya ahora que es pública, es difícil de lograr que se termine el nivel básico, después muchos hijos de los pueblos originarios no van a tener acceso.
Por eso mi hijo tenía esa ideología de defender la educación y a su pueblo, él también era regidor de salud, había sido elegido por el sistema de usos y costumbres, tenía mucho por hacer, pero los federales venía con una intención de entrar a la población, de desalojarla y a toda la gente que estaba en la plaza atacarla, por esa convicción de lucha con su pueblo a Yalid lo mataron”, afirma el padre del regidor.

El joven tenía 29 años, estuvo primero en el entronque de la entrada al hospital, “ahí estábamos batallando con los granaderos, ellos estaban intensificando las bombas de gas y nos querían replegar pero nosotros mantuvimos la resistencia y fuimos quienes los hicimos retroceder, hasta llegar al puente que conduce a la carretera federal a Oaxaca.

Ahí ellos pusieron una valla y comenzamos a ver que tenían listos a sus francotiradores. Los disparos eran con armas de fuego de alto calibre de las que usan los militares, con ellas cometieron la masacre de Nochixtlán, fueron los padres de familia jóvenes y adolescentes los caídos”, agrega Juan.

Quien con el rostro triste, asegura que su hijo estaba a 20 metros de él, pero no estuvo enterado que Yalid se encontraba defendiendo el bloqueo, hasta que lo mataron. “Yo voy a apoyar a mi papá y a los maestros”, aseguró el joven antes de salir de la casa a la que jamás regresó vivo.

“Al regidor la policía le disparó dos veces más, aunque ya lo habían visto caer con el primer disparo; mentira que fue bala perdida, él estaba apoyando a los maestros y los federales lo mataron. Muchas noticias decían que estaba de paseo por la plaza, y no es verdad, estaba defendiendo a su pueblo del mal gobierno”, afirma el muchacho.
El padre de Yalid, señala que fueron tres balazos por detrás, uno penetró su espalda y se quedó alojada en el corazón, ese lo mató, los otros fueron en las piernas, además de un brazo roto. El joven regidor falleció al instante con el disparó que lo tiró.

La semana pasada Juan Jiménez formó parte de los participantes en la mesa de negociación entre el magisterio, familiares de heridos y fallecidos y la Secretaría de Gobernación. Ahí después de interponer la denuncia en contra de dicha dependencia, el gobierno federal, estatal y local, además de las policías, reiteraron que esa no era la manera de dar solución a la problemática, la vía siempre había sido el diálogo.

“Pero ellos no lo tomaron en cuenta por el contrario eligieron que a través de la masacre querían resolver las cosas, a través de muertos querían solución de la problemática. Ellos no se acercaron, sino que se fueron directamente a los chingadazos; me duele la manera que eligieron, a sus francotiradores quienes asesinaron a los padres de familia y provocaron más de un centenar de heridos, muchos de los cuales están agonizando” afirma Juan Jiménez.

Quien comenta que sus nietas de cuatro, siete y nueve años, hasta el momento no tienen ningún tipo de protección, y aunque se pronunciaron algunos acuerdos con la SEGOB, los tendrían que analizar junto a las bases. De ellos el principal fue el que Gobernación proponía enviar a Nochixtlán una comisión que investigara los hechos,

“Todavía sabiendo que están los elementos, ellos dicen que quieren verificar, es decir, que aún con todo lo que pasó siguen cuestionando la muerte de nuestros familiares, pero todas las pruebas las tiene la CNDH, ahí está todo plasmado, las evidencias que se dieron, lo que necesitamos ahora es a la Comisión Nacional interdisciplinaria de la ONU, para que intervenga, eso es lo que estamos pidiendo.
A 10 años en lo que sucedió con la Appo se vuelve a repetir la masacre, porque es la misma política que han manejado siempre, reprimir a la gente, coartarle la libertad de expresión; el gobierno nunca ha tratado de mediar siempre se ha cerrado, por eso la Policía Federal se metió contra todo el pueblo de la región mixteca, con los pueblos originarios, pero por eso no se va levantar ningún bloqueo, esto se va a continuar hasta que haya una abrogación de la mal llamada reforma educativa”, puntualiza el maestro Juan Jiménez.

Revoluciontrespuntocero.com


YoSoyVenezolano.info

↑ Grab this Headline Animator


Te Puede Interesar

Venezolanos consideran un robo el decomiso de juguetes kreisel (Twits)

El gobierno de Nicolás Maduro continúa con la visita a los establecimientos comerciales, así como ...


También Te Podría Interesar >>